Noticias Actividades Culturales

El pasado 20 de mayo tuvimos la conferencia Drogas en el cerebro: ¿Stickers o tatuajes? con Laura Orío, directora del Máster de Psicofarmacología de la Universidad Complutense de Madrid. Se trataba de la segunda conferencia organizada en torno a este tema; en la primera de ellas, Cómo actúan las drogas en el cerebro, estuvimos con Manuel Guzmán, catedrático en Bioquímica y Biología Molecular también en la Complutense.

Durante la conferencia, la experta explicó los cambios que efectúan las drogas en nuestro cerebro y los diferentes conceptos que involucran a estos cambios (patrón de consumo, nivel de tolerancia, sensibilización…), siempre incidiendo en que cada persona se comporta químicamente de manera diferente, y que otros elementos como la composición de la droga o su adulteración pueden jugar también un papel importante en este proceso. Aunque se centró especialmente en las drogas con componente químico, a causa de preguntas del público también explicó que las adicciones comportamentales (como puede ser la adicción al teléfono móvil) activan también el sistema de refuerzo involucrado en las adicciones.

Orío también explicó por qué es importante retrasar la edad de inicio de consumo (ya que la zona prefrontal del cerebro, relacionada con la racionalidad, no termina de desarrollarse hasta los veinticinco años, y el abuso de drogas afecta a esa zona del cerebro), e incidió especialmente en la importancia de tener toda la información disponible antes de tomar cualquier decisión.

La vida social para el artista es un veneno: le vuelve superficial y le obliga a hacer concesiones.

Así comienza el último libro de la escritora y traductora de alemán Berta Vias, Una vida prestada (Lumen), una novela en forma de biografía sobre la misteriosa fotógrafa neoyorquina Vivian Maier. La escritora, que estuvo en el Chaminade el pasado jueves, hizo alusión durante la conferencia a las palabras de Antonio Muñoz Molina, que en 2014 escribió de la vida de Vivian Maier como una novela con las páginas en blanco. En este sentido, Una vida prestada hace referencia a una de las múltiples vidas que Maier pudo haber llevado.

Vias nos habló del proceso de construcción de la novela sobre los pocos datos biográficos que se conservan de Vivian Maier: tras una vida muy apartada del mundo artístico –hacía fotografías por el placer de hacerlas, pero no se dedicaba a ello profesionalmente ni parecía querer hacerlo-, se descubrió su material fotográfico en una casa de subastas poco antes de su muerte y se hizo muy famosa. Para la escritora, la historia de Maier parece demasiado perfecta para ocurrir por casualidad, por lo que decidió que en la novela todo formaría parte de un plan orquestado por ella misma para que la encontrasen.

La escritora, que también nos habló sobre la documentación que había llevado a cabo para la escritura y explicó cómo era su proceso creativo, nos habló sobre algunos de los ingredientes en base a los que se construye esta novela, como los niños –ya que Maier trabajaba como niñera-, los periódicos –que acumulaba y que en Una vida prestada sirven para datar los capítulos-, la identidad o la muerte: todo trabajo de fotografía, dijo la escritora, es un trabajo sobre la muerte.

El pasado jueves tuvimos en el Chaminade una trinchera con Jordi Costa, periodista cultural, crítico de cine en El País, guionista de cómics y director de las películas Piccolo Grande Amore y La lava en los labios bajo las directrices del manifiesto LittleSecretFilm, que nació en 2013 dar visibilidad a películas de bajo presupuesto rodadas en un sólo día. La trinchera fue moderada por el colegial Juan Cañada, organizador del evento.

Durante la charla, que comenzó a las 22.30, el periodista habló con los asistentes sobre cuestiones como su relación con el cine tanto como crítico como en su experiencia como director, la diferencia entre crítica amateur y profesional, los cambios en la forma de consumir cine o la devaluación de la figura del periodista cultural. Costa también incidió en la importancia de estar abierto a lo nuevo y ejercer la crítica cinematográfica como si el crítico todavía no hubiese visto la mejor película de su vida.

El pasado 30 de abril estuvimos con Guillermo de Oliveira, director de Desenterrando Sad Hill, que fue nominada a mejor película documental en la edición de los Goya de 2019. El director, que fue colegial del Chaminade, nos acompañó en la proyección del largometraje y el coloquio posterior conducido por José San Miguel, actual colegial y organizador del evento.

La película, que inicialmente estaba pensada para ser un corto, comenzó a rodarse cuando algunos seguidores de El bueno, el feo y el malo (Sergio Leone, 1966) plantearon desenterrar el cementerio de Sad Hill –emblemático escenario de la película situado en la provincia de Burgos- para reconstruirlo a modo de homenaje y celebrar el cincuenta aniversario de la película de Leone.

Durante el coloquio, Oliveira explicó a los asistentes el proceso de elaboración de Desenterrando Sad Hill, que a través de entrevistas a fans de El bueno, el feo y el malo, a miembros de la Asociación Cultural Sad Hill, expertos del mundo del cine y personajes del entorno de la película de Leone como Clint Eastwood (protagonista) y Ennio Morriccone (compositor de la banda sonora), analiza la importancia de El bueno, el feo y el malo en la historia del cine y trata de explicar el fenómeno fan y los motivos que llevan a tantas personas a querer formar parte de un proyecto como este con tanto cariño y esfuerzo.

El pasado martes 23 de abril celebramos en el CMU Chaminade un evento muy especial. Con motivo del Día del Libro tuvimos un coloquio entre Javier Padilla, antiguo colegial y autor de A finales de enero (Tusquets), y Sergio Suárez, subdirector del Colegio. A finales de enero reconstruye la revuelta estudiantil que hubo en los años sesenta contra la dictadura franquista centrándose en las figuras de tres militantes: Enrique Ruano, joven estudiante de Derecho que murió durante un interrogatorio policial, y Dolores González y Javier Sauquillo, abogados laboralistas y ambos víctimas de la matanza de Atocha de 1977, donde él murió y ella resultó gravemente herida.

Como explicó Padilla, la idea del libro surgió tras una conversación con Sergio Suárez en la que hablaron sobre el obituario que Cristina Almeida escribió sobre Dolores González, a partir de lo cual comenzó su investigación. A finales de enero supone, entre otras cosas, una reivindicación de esta figura que, a diferencia de las otras, pasó desapercibida durante muchos años a pesar del importante papel que cumplió.

Durante el coloquio hablaron sobre la complejidad de la investigación que Padilla ha realizado durante tres años para la elaboración de este libro, que el pasado enero ganó el XXIII Premio Comillas. Además de la revisión bibliográfica y archivística que ha llevado a cabo a lo largo de este tiempo, Padilla destaca la importancia del trabajo de entrevistas que ha llevado a cabo a un gran número de personas cercanas a estas tres figuras (por ejemplo, Margot Ruano, hermana de Enrique Ruano, que estuvo presente en el coloquio); tal y como explicó, la posibilidad de hablar con tantas personas que vivieron o protagonizaron una parte de nuestra historia ha sido una de las mejores cosas que ha traído consigo la escritura de este libro.

Los días 4, 5, 6 y 7 de abril se celebró en Madrid el undécimo Encuentro Universitario de Circo y Malabares (EUCIMA), que contó con multitud de talleres, conciertos y espectáculos en Ciudad Universitaria, así como con una gala en el Teatro Circo Price de Madrid con artistas circenses internacionales.

Jose San Miguel, colegial de tercer año que actualmente se encuentra en la organización del EUCIMA, nos cuenta que esta edición ha sido muy especial, y explica que estos encuentros anuales se preparan en asambleas totalmente horizontales e inclusivas, lo cual favorece que la gente más joven asuma responsabilidades y pueda equivocarse y aprender de la mano de las más veteranas, que siempre están dispuestas a animar y a dar consejos que hacen mejorar el encuentro cada año. San Miguel cuenta que le parece increíble que los colegiales que empezaron con clases de malabares en el gimnasio del CMU Chaminade ahora estén manejando algo tan grande.

Lucas Escobedo fue quien en 2003 organizó por primera vez en el Colegio un curso de malabares, semilla de lo que años más tarde se convertiría en el Aula de Malabares del Chaminade. Como nos cuenta Escobedo, para él fue muy emocionante ver cómo una actividad que le permitía enseñar algo que le apasionaba fue consolidándose y creciendo cada vez más, también una vez dejó el Colegio: lo que había empezado como un curso se convirtió con los años en una Escuela de Circo que enseñaba también otras disciplinas circenses como acrobacias o verticales.

Tal y como explican desde el EUCIMA en su página web, en 2008 se organizó una actuación para mostrar a todo el Colegio y a la Universidad el trabajo que estaban haciendo, el I Encuentro Universitario de Malabaristas (EUMA 2009), en el que se realizaron talleres, espectáculos de fuego y percusión y una gala de malabares. Tras el éxito conseguido, el Aula de Malabares pasó a ser el Aula de Circo, que el año siguiente organizó el II Encuentro Universitario de Circo y Malabares (EUCIMA 2010), al que asistieron más de doscientas personas.

Hablamos también con Iván González, antiguo colegial que vivió este proceso. Según nos explica, el salto verdaderamente grande ocurrió al año siguiente. Tras una acampada en la Almudena por los cuarenta años de ocupación del Sáhara, quienes se encontraban en la organización del EUCIMA decidieron organizar algo parecido para los encuentros de circo. Explica que durante este proceso organizativo recibieron mucho apoyo, tanto por parte de la Dirección del Colegio como de otras organizaciones de malabaristas: “Cuando tienes ganas te encuentras que hay mucha gente dispuesta a ayudarte”. De todo este proceso destaca las innumerables asambleas y debates para decidir no sólo cómo hacer las cosas, sino también por qué hacerlas, cuál era la filosofía detrás de todo lo que hacían o cuál era la mejor forma organizativa de llegar a ello. Además, destaca, la organización es algo muy vivo, y cada año se añade gente nueva, algo que ha hecho posible que cada año el EUCIMA fuese diferente y que cada año incluyese las señas de identidad de la organización de ese momento.

Además del trabajo conseguido, todos coinciden en la ilusión por formar parte de este proyecto, en la emoción por verlo crecer, y en las muy buenas amistades que han conseguido gracias al EUCIMA.



¿Hay empresas éticas? Así abrió la última sesión del Curso de Formación Económica la experta Helena Ancos, consultora y especialista en Responsabilidad Social Empresarial y directora del Programa de Responsabilidad Social Empresarial del Instituto Complutense de Estudios Internacionales. Aunque la experta incidió sobre el carácter voluntario que las cuestiones éticas tenían para las empresas, sí quiso incidir en el punto de inflexión que supuso la crisis económica en la comprensión de lo que es la Responsabilidad Social Corporativa, ya que la falta de control que habían tenido algunas empresas había estado en el origen de dicha crisis.

Durante la sesión, Ancos analizó el entorno en el que la Responsabilidad Social Corporativa surge y se desarrolla -un contexto de globalización, problemas sociales, aumento de la consciencia de la sociedad civil o nuevos estándares medioambientales, sociales y financieros, entre otros elementos-, así como de las ventajas que un comportamiento responsable conlleva para las propias empresas. Además, la experta explicó la relación de todo ello con los Objetivos de Desarrollo Sostenible.



La cita con los Chamicústicos supone cada año el inicio de unos meses -marzo y abril- en los que la música, siempre presente en el CMU Chaminade a través de las diferentes Aulas (de música clásica y moderna, así como el Aula de Ensayos a través de la cual se canaliza la creación de nuevos grupos o el crecimiento de otros ya formados), de los encuentros anuales (NaviRock o ChamiRock) y de formaciones como el Coro y el Combo, cobra una relevancia especial dentro del Colegio.

Durante estos meses, cada miércoles tenemos música en directo de forma gratuita de grupos conocidos o que aspiran a crearse un hueco en el panorama musical. En el cartel de esta edición de los Chamicústicos tenemos a Axolotes Mexicanos y Volver (que tocaron el pasado 20 de marzo), Sweet Barrio y Antifan (27 de marzo), El Buen Hijo y Los Nastys (3 de abril), Rayo y un último grupo todavía por confirmar (10 de abril).

De forma paralela, este año celebramos las VII Jornadas Musicales, mesas redondas temáticas con personas expertas en diferentes ámbitos de la música (crítica, producción o composición) y que en sus inicios contaron con la inestimable ayuda organizativa del periodista musical Fernando Navarro. En este séptimo encuentro, que comenzó ayer 25 de marzo, hemos tenido la primera mesa redonda Música: hobby o profesión con la cantante Ede, la periodista musical Wilma Lorenzo, y los productores Jorge González y Josechu Gómez, de Infarto Producciones.

A todo ello se suman los encuentros de colegiales y antiguos colegiales durante los conciertos del Chamijazz y Chamiclásico, que tuvieron lugar este pasado fin de semana, y que se celebran desde hace más de diez años para dar salida a las aspiraciones musicales de quienes viven aquí y desean compartir su música con el resto.

Por último, pero de ninguna manera menos importante, este año tendremos Chaminade en Negro, un concierto en la Sala Galileo, a la que agradecemos su invitación, el día 1 de abril que estará vertebrado por las formaciones del Combo y el Coro del Colegio y con las músicas de raíz (blues, soul…) como hilo conductor, y que esperamos se convierta en un encuentro de todas aquellas personas que a lo largo de tantos años han podido disfrutar de la vida musical del CMU Chaminade.

Queremos que este concierto sea la carta de presentación, más allá del salón de actos del Chaminade y del ámbito de Ciudad Universitaria, de la escena musical del Colegio al público madrileño.



El 1 de abril a las 22.00 estaremos en concierto en la Sala Galileo.

Desde los míticos conciertos de grupos como Sex Museum o Los Nikis en los primeros y trepidantes años ochenta hasta La M.O.D.A, Club del Río o Pablo und Destruktion en esta segunda década de los dos mil, el salón de actos del Chaminade ha sido testigo de muchas actuaciones musicales. Unas veces eran grupos conocidos o que esperaban serlo pero otras eran formaciones de estudiantes universitarios, efímeras pero entusiastas, que aprovechaban la sala de ensayos del Colegio para fantasear en serio con tocar sobre un escenario o grabar un disco.

El hilo musical del Chaminade nunca se ha perdido desde los años setenta hasta la actualidad: a veces sonaba más rockero, otras más punk sin descartar la canción de autor, el soul o el jazz. Esta variedad de estilos se ha plasmado en eventos ya consolidados desde hace casi veinte años como el Chamirock, los Chamicústicos y el Chamijazz. La miríada de grupos musicales amateurs que han tenido su momento de gloria sobre el escenario es ya incontable y habla a las claras del vivero musical que siempre ha supuesto el Chaminade.

Por ello queremos aprovechar la invitación de la Sala Galileo para mostrar ante una audiencia más amplia y en una de las salas de referencia de la vida musical madrileña el potencial de la escena musical del Chaminade con un concierto vertebrado por el Combo y el Coro del Colegio y que tendrá como eje las músicas de raíz en su más amplio, vibrante y envolvente sentido. Ojalá sea una experiencia memorable tanto para los que toquen y canten como para los que escuchen, bailen y tarareen.

Sed muy bienvenidos a... Chaminade en negro.



El pasado jueves 28 de febrero tuvimos en el CMU Chaminade a Mª José Díaz Santiago, directora de la Unidad de Igualdad de Género de la Universidad Complutense de Madrid, en un coloquio abierto al público con nuestra Mesa Colegial en el que hablaron sobre el funcionamiento de la Unidad y la puesta en marcha del Protocolo para la prevención, detección y actuación ante situaciones de acoso sexual, acoso por razón de sexo (sexista) y acoso por orientación sexual e identidad y expresión de género en la Universidad Complutense de Madrid, que actualmente se encuentra en proceso de evaluación. Además, desde la Unidad se está trabajando en un diagnóstico para un nuevo Plan de Igualdad que complete al actual.

Como explicó Díaz, la Unidad hace una labor de escucha y acompañamiento a la persona que ha sufrido el acoso -en cualquiera de sus formas- y descarga de responsabilidad a la persona que acude, ya que no se trata de un problema individual, sino de la comunidad universitaria. Para abordar los casos de acoso, desde la Unidad se lleva a cabo un peritaje -se han producido 15 este año- en el que interviene una persona experta en el área que (por ejemplo, en psicología, derecho del trabajo, medicina…) y con conocimientos específicos en género y pasa por diferentes fases burocráticas según el grado de gravedad y la sanción que se contemple, que puede ir desde acciones formativas hasta la expulsión o retirada de título en los casos más graves.

El caso de los Colegios Mayores, como indicó la experta ante la pregunta de una estudiante, se trata de un caso muy específico: aunque forman parte de la comunidad universitaria, muchas personas conviven en ellos en todo tipo de contextos, por lo que se hace necesario trabajar de forma concreta en las cuestiones en las que el protocolo marco se quede corto, e incidir en cuestiones básicas como la formación y la prevención.



Páginas